jueves, 26 de abril de 2012

Viaje a Assen y segundo ciclo de quimio...¡SUPERADÍSIMO!

Hoy a las 12:15 he terminado mi segundo ciclo de quimio, que en general me ha ido mucho mejor que el primero, casi no he notado molestias, y no me siento cansada para nada.

Yo y Baldo
El primer día del ciclo tuve que estar bastantes horas en el hospital, aproveché para hacer artículos para mi web, www.paddockworld.com, y el comunicado de prensa para la web de Alex Baldolini. Al ponerme el oxidoplatino empecé a notar ese gusto raro al tragar el agua, pero he encontrado la solución: beber te caliente o poner agua en el microondas unos instantes. También me molestaron los dedos, esta vez, no he notado molestias al tocar cosas metálicas pero sí al tocar agua fría...y en el lavabo del Hospital de Día no hay agua caliente así que...me cagué en todo lo que existe.

El segundo día lo comencé estresada: no se porqué, se me paralizaron los dedos y no podía ni desabrocharme los pantalones. Creo que debería tocar algo frío. Para ello también he descubierto un truquillo, pongo las manos bajo agua caliente hasta que vuelvo a tener "sensibilidad" y puedo mover los dedos. Esto lo he tenido que hacer unas tres veces o cuatro al día. Trabajé con total normalidad.

Hoy he ido al Hospital para que me quitaran la "bomba" y me ha dolido más quitarme el plástico que protege la aguja, que quitar la aguja en sí. Todo ha ido muy bien, no me siento cansada ni tengo sueño, y no he perdido el apetito.

El fin de semana pasado fui a Assen para ver la carrera de mi novio. Tengo que agradecer a mi primo, amigo y padrino, Jonathan, por acompañarme, porque si no, no podría ir a las carreras. El viernes a las 08:50 fui al hospital a hacerme una analítica que determinaría si podía hacer o no el segundo ciclo de quimio, a las 12:40 tenía visita con mi oncólogo, Jordi Alfaro, y luego nos fuimos al aeropuerto donde comimos con la calma.
Una zorrilla más en el paddock :P

Cogimos el avión, nos sentamos al final de todo...y estaban los asientos libres así que...como si de primera clase se tratara...nos estiramos para dormir. Al llegar al aeropuerto, cogimos el tren con destino Assen, donde nos esperaban Alex y Manolo. Fuimos a cenar con todo el equipo a un restaurante que se encontraba en el centro de Assen, y luego nos fuimos al Bed and Breakfast donde nos alojábamos.
Durmiendo profundamente en el avión  de Bcn a Schiphol


El Sábado fue un día desastrosos donde pensé... ¿Alguien me devuelve el dinero del billete? ¡Si lo se no voy! Baldo rompió el motor en los entrenamientos libres y no dio ni dos vueltas...y en los cronometrados se cayó durante las primeras vueltas y se "abrió" el dedo hasta el tendón. Lo tuvieron que coser y hasta la mañana siguiente no sabríamos si podría correr o no... ¿Gafes?...¡NO! Porque el domingo fue genial :P
El dedito-butifarra de Baldo


Salía de la 20ª posición, con el objetivo de poder terminar la carrera, esperando que el dedo no le doliera mucho. Fui a la parrilla de salida (si si, las chicas con cáncer también podemos aguantar el paraguas) y noté mucho nerviosismo en Alex, provocado por la incertidumbre del dedo, y sobre todo porque nunca había probado la moto, ni los neumáticos, en agua. Hacía mucho que no lo veía tan nervioso en una parrilla, no le dije nada. Pero la carrera fue perfecta, en la primera vuelta se había colocado 12 y poco a poco fue remontando hasta la 5 posición final.
Abrazando a Alex después de su carrerón


Terminada la carrera nos teníamos que ir rápidos pues teníamos el vuelo que salía a las 19:05. Llegamos a la estación de Assen a las 15:35 y el próximo tren no salía hasta las 16:25. Tarda dos horas y 10 minutos en llegar al aeropuerto de Schiphol...si hacéis cuentas podéis imaginaros el estrés con el que íbamos. Llegamos a la estación del aeropuerto a las 18:35, la misma hora en la que cerraban las puertas de nuestro vuelo. Pero no perdimos la esperanza, y cada uno a su ritmo fue corriendo aeropuerto arriba aeropuerto abajo hasta encontrar los controles. Recuerdo que a mitad de camino dije a Jonathan, iros vosotros que yo no puedo más, ya cogeré otro vuelo que salga más tarde. Pero no se de donde saqué fuerzas y seguí corriendo. Cuando llegué a la zona de controles me senté al suelo, respirando muy fuerte. No podía más, pedí a la gente que por favor nos dejara pasar, me miraban raro pero yo les decía que estaba bien. Pasados los controles, otra vez corriendo en busca de nuestra puerta de embarque, llegamos escalonados, primero Jonathan, después yo y finalmente Baldo, a quien le habían perdido el cinturón. Lo más importante...¡COGIMOS EL VUELO!
Jonathan y Baldo en la estación, esperando el tren

Hacía más de 5 meses que no comía xuxes...yummy!!! Cara de felicidad total XD

Baldo y yo en la estación de Assen...a punto de comerme el helado :)




No hay comentarios:

Publicar un comentario